Para las mujeres no hay tiempos de paz

La violencia patriarcal y capitalista extrae de los cuerpos feminizados, todo. Los ocupa, desaparece y destruye; para eso, los categoriza y segrega. Leer nota…

 

 

 

Sigue leyendo

Anuncios

Historias mínimas, máximas violencias

En Argentina, cada 18 horas muere una mujer, víctima de la violencia patriarcal. Este síntoma social de nuestra época, nos obliga a reunirnos y dialogar sobre el tema. Muchas han sufrido en carne propia las secuelas de la violencia machista. Leer nota…

Sigue leyendo

“Cuando el cuerpo muere pero no la voz”

091216El femicidio de María Medina ocurrió en el año 2012 en Tucumán. Cuatro años después, su mamá publica su poemario. El libro de María contiene sus poemas, sus sueños, sus escritos que fueron encontrados en varios cuadernos, a dos meses de que María fuera asesinada por quien en ese entonces, era su pareja. Leer nota…

Sigue leyendo

La trata de seres humanos, crimen contra la humanidad

Las nuevas formas de esclavitud afectan a más de 21 millones de personas. La trata de seres humanos, de órganos, el trabajo forzado y la prostitución son esclavitudes modernas y crímenes contra la humanidad. Leer nota…

Sigue leyendo

Empoderamiento de las mujeres es la llave para desarrollo mundial

La inclusión de las mujeres en el modelo de desarrollo latinoamericano, con una mayor participación en el mercado laboral y mejores condiciones salariales, contribuyó decisivamente a disminuir la pobreza extrema en la región. Leer nota…

Sigue leyendo

Mujeres condenadas por las religiones

La cultura machista-patriarcal está hondamente arraigada en todas las sociedades del planeta. Las religiones no juegan un papel precisamente progresista en ese cambio: más que ayudar a la igualación de las relaciones entre los géneros, promueven el mantenimiento de las más odiosas y repudiables diferenciaciones injustas. Leer nota…

Sigue leyendo

Vivas y libres nos queremos

“Vivas nos queremos” fue la consigna de la segunda movilización bajo el grito “Ni Una Menos” que se realizó en todo el país. Pero no fue la única. “Defender la autonomía de nuestros cuerpos y el pleno goce de vivir una vida libre y sin violencia” también se expresó en las calles. En Rosario, la marcha fue multitudinaria. Leer nota…

Sigue leyendo