¿Quién gana cuando comemos veneno?

Con la prohibición de agrotóxicos y cambio de forma de producción agrícola, lo que más se afectará no son las necesidades alimentarias de la población, sino las ganancias de las trasnacionales que dominan la venta de agrotóxicos y semillas. Leer nota…

 


Otros artículos que pueden interesar:

Pesticidas prohibidos persisten en aguas, suelos y fauna suramericana – Pese a que el uso de la mayoría de los pesticidas organoclorados está prohibido en América del Sur desde 1990, un estudio que revisó trabajos publicados a lo largo de 20 años halló que siguen presentes en ambientes costeros y marinos, incluso en altas concentraciones. Seguir leyendo…

Abejas y agrotóxicos – Recopilación sobre las evidencias científicas de los impactos de los agrotóxicos en las Abejas. Petición ante la Relatoría DESCA de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Seguir leyendo…

Una alternativa al agronegocio – Un centenar de asambleas de pueblos fumigados y organizaciones ambientales reclamaron al Gobierno nacional que dé marcha atrás con el decreto que declaró, entre otras, a la fumigación, la explotación forestal y la minería como actividades esenciales. Seguir leyendo…

Mujeres fumigadas – La problemática de las fumigaciones con agroquímicos dejó de estar en la agenda pública. Sencillamente porque el 90% de la información que circula es acerca de la pandemia del coronavirus y que ello suceda en parte es responsabilidad nuestra por ser vehículos de la noticia. Seguir leyendo…

El agrotóxico usado en los monocultivos de árboles que contamina para siempre – Uno de los peligros latentes que conlleva el establecimiento de plantaciones de monocultivo, que generalmente queda invisibilizado, es el alto uso de agrotóxicos. Los agrotóxicos coinciden en sostener los lucros de las empresas de plantaciones y de sus financistas, mientras que envenenan la vida. Seguir leyendo…