La vida podría desaparecer, si continúa el daño a la tierra

El calentamiento global, el principio de autodestrucción, la incapacidad de la tierra para renovarse y la escasez de agua, son las cuatro grandes amenazas que hacen peligrar la existencia de la vida humana tal y como se conoce. Leer nota…


Otros artículos que pueden interesar:

Llegó la hora de actuar para salvar el planeta – Todos los gobiernos parecen reconocer ahora que la era de los combustibles fósiles debe terminar y pronto. Dos meses después de que se lograra un acuerdo en la COP21 es momento de ver en qué medida aquellos compromisos se tradujeron en acciones concretas.

Amenazas a la Madre Tierra y cómo hacerles frente – Hay cuatro amenazas que pesan sobre nuestra Casa Común y que exigen de nosotros especial cuidado.

Si queremos proteger el planeta, protejamos primero nuestros montes – Los bosques cubren un 30% de la superficie de la tierra y juegan un papel importantísimo; albergan el 70% de la biodiversidad del planeta, mitigan el cambio climático, regulan el ciclo hidrológico, etc. Sin embargo, al día de hoy no somos del todo conscientes de su importancia y que debido a nuestra influencia directa o indirecta a lo largo de la historia.

El respeto a la Creación. Cuidemos la Casa Común (VIDEO) – El papa Francisco pide a través de un video liberarnos de la esclavitud del consumismo, y llamó a rezar para que cuidemos de la creación, recibida como un don que hay que cultivar y proteger para las generaciones futuras.

Obispos y gobernadores del NOA reflexionarán juntos sobre una agenda ecológica regional – Los obispos y gobernadores del Noroeste Argentino (NOA) reflexionarán juntos y buscarán consensuar una agenda ecológica regional durante el encuentro que mantendrán en San Fernando del Valle de Catamarca.

Inundación: mucha soja, poco monte – La provincia de Entre Ríos perdió más de 85.000 hectáreas de Montes nativos y es solo un ejemplo. El aumento de las precipitaciones y la significativa pérdida de cobertura boscosa en Argentina, Brasil y Paraguay, que se encuentran entre los diez países con más deforestación de todo el mundo, no permitió la natural absorción del agua.

El tema del agua dulce en Argentina – Si pensamos que no contamos con escenarios hídricos en la Argentina para los próximos 20 o 30 años, hablamos sobre todo de falta de planificación adecuada, la gravedad del tema exige que se convoque a trabajar juntos a las organizaciones académicas y a la sociedad civil para pensar soluciones colectivas.

Agüita sin cianuro – El pueblo de Jáchal en San Juan sigue en la incertidumbre de saber que sus ríos fueron contaminados con cianuro por la minera Barrick Gold.

Una provincia argentina en el ranking mundial de desmontes – En las últimas décadas, en Santiago del Estero se perdieron 4 millones de hectáreas de bosques nativos, a tasas superiores a las del resto del planeta. Un informe de la FAUBA pide aumentar los esfuerzos en la aplicación de la Ley de Bosques.

La falta de coordinación normativa favorece la deforestación en la Chiquitania y el Chaco – Según un estudio, la falta de coordinación en las regulaciones ambientales entre Argentina, Bolivia, Brasil y Paraguay tiene consecuencias en la mayor deforestación de los bosques de la Chiquitania y Gran Chaco.

Argentina, Paraguay y Bolivia talan 25 millones de árboles en un mes – Una ONG paraguaya denunció que este país junto con Bolivia y Argentina en octubre del año pasado talaron 25 millones de árboles en el Gran Chaco. La deforestación se agudiza y nadie controla este atropello a la naturaleza que rompe ecosistemas y perjudica a comunidades originarias que de esta forma ven imposible vivir en sus territorios.

Plantar árboles es igual de eficaz que los diques frente a las inundaciones – La investigación fue financiada por la Agencia de Medio Ambiente británica que está interesada en el potencial de las técnicas de restauración de ríos para incorporarlas en programas más amplios de gestión del riesgo de inundación.

Arrasar bosques no refresca – El Movimiento Campesino de Santiago del Estero denunció que uno de los propietarios de las bebidas Manaos desmontó ya 500 hectáreas para plantar soja. Se desató un conflicto. El gobierno santiagueño intentó mediar. El empresario mantiene silencio.

Anuncios