Red Iglesias y Minería

Los días 11 al 14 de noviembre, se llevó a cabo el Encuentro de la Comisión Coordinadora de la Red Iglesias y Minería en Bogotá – Colombia.

Con la participación de los miembros de la Comisión Coordinadora de la Red, se llevó cabo la reunión anual de Iglesias y Minería, en Bogotá – Colombia, desde el 11 al 14 de noviembre pasado. La Red Iglesias y Minería es una iniciativa ecuménica de organizaciones de inspiración religiosa que trabajan en contra de la explotación minera y las industrias extractivas y su impacto en las comunidades y sus contextos medio ambientales.

Los dos primeros días, gracias a la coordinación del Secretariado Nacional de Pastoral Social Caritas-Colombia, se llevó a cabo la visita a la localidad de Marmato, en la Diócesis de Pereira. Allí la Comisión Iglesias y Minería pudo visitar una explotación minera artesanal, de pobladores de la localidad, que se enfrenta a los embates de la empresa Colombia Gold, la que compró títulos mineros y amenaza con una explotación a gran escala y a cielo abierto, lo cual pone en riesgo la supervivencia de la comunidad que hace de la minería artesanal su medio de vida.

La localidad de Marmato se encuentra enclavada en una montaña con reservas auríferas donde por más de 400 años los pobladores y lugareños realizan minería artesanal, sin que exista una intervención del estado de manera regulatoria y que permita asegurar la salud, seguridad y un marco regulatorio de la actividad minera artesanal.

La Comisión Iglesias y Minería, confirmó su identidad y las organizaciones que forman parte de su instancia de coordinación. De esta instancia de coordinación forma parte Vivat international, orientada esencialmente a trasladar los conflictos mineros al ámbito de Naciones Unidas, como a brindar acompañamiento con visión internacional a las numerosas situaciones de conflicto protagonizadas por las mismas empresas mineras y sus empresas subcontratistas. Por parte de Vivat International, participa del espacio de Coordinación de la Red Iglesias y Minería el Hno. Víctor Hirch svd.

Por otra parte, la Comisión ratificó su trabajo de animación en base a cinco ejes: Comunidades y trabajo de base; Articulación de Redes y Alianzas; Teología y Espiritualidad; Comunicación y Relación Institucional con las Iglesias.

Durante el presente año 2015, la Comisión Iglesias y Minería, tuvo oportunidad de presentar su posición en contra de la actividad minera a la Pontificia Comisión Justicia y Paz de la Santa Sede, acompañando a Roma a pobladores y afectados por la actividad minera a gran escala, denunciando el grave impacto ecológico, la falta de sustentabilidad, los bajos estándares de cuidado del medio ambiente, la falta de acuerdo social para las explotaciones mineras, como así también los acuerdos de las empresas mineras con los estados con concesiones laxas y poco rentables y de alto impacto a largo plazo para las comunidades y sus ecosistemas.

La Comisión analizó, a su vez, la preocupante búsqueda de alianzas y justificaciones por parte de las empresas mineras ante la misma Comisión Pontificia Justicia y Paz, presentaciones con datos falsos o distorsionados a Obispados, ámbitos religiosos y Gobiernos en sus distintas instancias.

Durante las jornadas se pudo analizar, gracias a la contribución de OCMAL (Observatorio de Conflictos Mineros de América Latina), el estado de situación de los conflictos de las empresas mineras con las comunidades afectadas, como así también una proyección de la explotación de la actividad minera, los precios internacionales y otros factores de la megaminería.

La Comisión valoró de manera especial el marco de posicionamiento doctrinal que brinda la reciente carta encíclica del Papa Francisco “Laudato Si”, donde se posiciona a la Iglesia Católica en línea con la defensa de nuestra “casa común”. Por otro lado, igualmente se valoró los esfuerzos de iglesias locales y agentes pastorales que acompañan y se comprometen con las luchas de las comunidades afectas. Por otra parte, se estimó de gran valor los pronunciamientos de algunas Diócesis, como Conferencias Episcopales de América Latina, en defensa de las comunidades, advirtiendo del impacto y denunciando los efectos negativos de la actividad minera.

Se renovó el compromiso de la Red Iglesias y Minería por acompañar a las comunidades religiosas, asociaciones y entidades con inspiración religiosa en sus esfuerzos por brindar asesoramiento, contribuir a las luchas e iniciativas contra la actividad minera y sus impactos.

La Comisión de Coordinación se propuso sostener las acciones de manera ágil, horizontal y participativa, asociando su lucha contra la actividad de la megaminería, con otras instancias eclesiales y sociales. Así decidió presentar su reclamo ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, como promover un permanente diálogo de cooperación con el Secretariado Pastoral Social Caritas de América Latina, como con el CELAM (Comisión Episcopal Latinoamericana).

Durante la última jornada, la Comisión tuvo oportunidad de escuchar las actividades de Organizaciones sociales y eclesiales que trabajan junto a los pobladores en Colombia, apreciando la gran labor de sensibilización, formación, asesoramiento y abogacía e incidencia que realizan.

Finalmente, la Comisión ratificó su interés en realizar una Asamblea de Organizaciones Religiosas que trabajan con pobladores y comunidades afectadas por la megaminería para el año 2016.

En un clima de cercanía y fraternidad, con espíritu ecuménico, culminó el encuentro con renovadas ganas de consolidar la Red Iglesias y Minería.

Anuncios