Un niño es el mundo entero

Mentiras. La imagen de un niño muerto conmueve, duele. Pero no todas las muertes nos transforman en dolientes. Las imágenes nos convocan lejanos y a salvo, capaces de llorar lágrimas angustiadas que se secan con el revés de la mano. Leer nota…


Otros artículos que pueden interesar:

Anuncios