Marcha por el Sí a la Vida, No a las Represas

La Marcha por el Plebiscito Ya

Vivat International Argentina se hizo presente en la “Marcha por el Sí a la Vida, No a las Represas”, evento que ocurrió del 23 al 28 de septiembre pasado. Miles de personas recorrieron el último tramo de la Marcha al llegar a Posadas, tras 157 kilómetros de conmovedora caminata. Seis días que sirvieron para poner en la agenda pública y hacer visible el reclamo de los misioneros que quieren expresar un nuevo NO a las mega represas, un NO esta vez al proyecto hidroeléctrico de Garabí-Panambí.

La marcha por el Sí a la Vida, los Ríos libres y el No a las Represas, encendió el alerta misionero en defensa del agua, de la tierra, del medio ambiente sano y del derecho a seguir existiendo. Miles de ciudadanos llegaron hasta la plaza 9 de Julio y ocuparon el centro de la ciudad por horas para exigir el “Plebiscito Ya”. Repudiaron la actitud prepotente y autoritaria del gobierno provincial y nacional de avanzar con el proyecto de Garabí violando las leyes vigentes. Repudiaron también el intento de deslegitimar la marcha. “Hay que ser rebeldes frente a la injusticia, tengamos la rebeldía de luchar por la vida, la dignidad y el derecho de nuestros pueblos”, fue el mensaje del premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, presente en la Marcha.

“Hace mucho tiempo no sentía tanta emoción, me llevaba a recordar aquel 16 de octubre de 1995 cuando en una plaza de Corpus plantamos un árbol con quien hoy está aquí también con nosotros, nuestro premio Nobel de la Paz. Eso indica la coherencia, la sensibilidad y el gran trabajo que se viene haciendo desde hace años. Estamos los mismos, con un poco más de canas, un poco más de arrugas, pero siempre firmes con la convicción de que queremos otro modelo de país, otro modelo de provincia, donde la dirigencia política tome decisiones de acuerdo a lo que la gente quiere y no de acuerdo a los intereses de las grandes multinacionales”, gritó Rulo Bregagnolo (ecologista) en la esquina más céntrica de la ciudad, en medio del acto que marcó el inicio de otra etapa de esta Marcha.

El cansancio de los días de caminata, más la preocupación por la intensa lluvia que por momentos pareció iba a complicar el ingreso a Posadas, se disipó a medida que los manifestantes se iban encontrando con vecinos y organizaciones que a pesar del clima los esperaban en esquinas, plazoletas, rotondas, para acompañar el último tramo de la marcha. De pronto, la Avda. Uruguay (principal acceso al centro de Posadas), se pobló de marchantes, con sus carteles coloridos, la bandera de la marcha, repleto de firmas que rechazan las represas y exigen el plebiscito para poder expresarlo, muñecos, disfraces, murgas, fueron llegando para confirmar que esta no fue una movilización más. “Esta es una marcha conmovedora, es de todos, es nuestra manera de decir que estamos de pie y no vamos a permitir que nos inunden nuestras casas, nos sigan enfermando, nos sigan contaminando, y se sigan robando el futuro de nuestros hijos y nietos”, dijo Juan Yahdjian (médico ambientalista) agarrado al cartel que acompañó todo el recorrido de esta Marcha.

“Este es un tramo de una marcha que en realidad no comenzó el 23 como estaba en los volantes, esta es una marcha de hace muchos años cuando los misioneros comenzamos a darnos cuenta del engaño que no habían producido con la construcción de Yacyreta, cuando empezamos a sentir en carne propia los efectos devastadores de la represas, cuando todos pudimos informarnos y empezar a luchar primero por los afectados directos, nuestros queridos desplazados de Yacyretá que fueron llevados a guetos, donde se los abandonó y nunca se les solucionó ningún tipo de problemas, ellos también están acá” agregó Eduardo Luján desde la Mesa Provincial, en referencia a los afectados que también caminaron esta marcha para recordar por si alguien pretende no hacerlo, que Yacyretá es uno de los mejores argumentos para decir “NO más represas en Misiones”.

Luján advirtió además, “esta marcha va a terminar el día que tengamos una ley que definitivamente prohíba las represas en Misiones. Cuando eso ocurra vamos a estar tranquilos, porque habremos logrado nuestro principal objetivo: preservar nuestra provincia para nuestros hijos, nuestros nietos, para el futuro”.

+ clic para ampliar imagen

De esta marcha participaron vecinos de Puerto Maúa, Alecrín y otras localidades brasileñas, que también serán afectadas si avanza la construcción de la represa de Garabí. Además, de referentes nacionales de diferentes luchas, que trajeron la solidaridad y el compromiso de instalar este NO misionero en todo el país. Los Mbya (etnia indígena) de nuestra provincia en su propio idioma también dijeron que no quieren más despojo y más muerte sobre sus territorios. También estuvieron presentes los vecinos paraguayos con quienes compartimos las afectaciones por Yacyretá.

“El Río no nos divide, nos une; la lucha del pueblo es la misma, somos los mismos hijos de tierra que estamos sufriendo la amenaza de las grandes empresas que actúan en América Latina y todo el mundo, para robar y para saquear las riquezas de nuestros países. Son los mismos enemigos y también es el mismo pueblo que va a enfrentar a esos enemigos”, remarcó un integrante de Movimiento de Afectados por las Represas de Brasil (MAB), y agregó que para ellos es fundamental el plebiscito de Misiones: “en Brasil no tenemos la posibilidad del plebiscito como tienen ustedes acá. Precisamos muchos de estos plebiscitos. Es de extrema importancia la participación del pueblo, la consulta la pueblo para fortalecer la democracia”.

En el cierre de la Marcha, hubo fuertes críticas a la actitud del gobierno provincial de intentar reflotar cada tanto los proyectos hidroeléctricos, a pesar de las consecuencias que ya se demostraron, trajo la construcción y el llenado del embalse de Yacyretá y el rechazo contundente al proyecto de Corpus que se expresó en el plebiscito de 1996, donde más del 80 por ciento de los que votaron le dijeron NO a Corpus en cualquiera de sus emplazamientos.

“Ustedes fueron elegidos por los misioneros para cuidar lo que es nuestro. Ustedes no fueron elegidos para destruir lo que es nuestro. Tengan cuidado, porque nosotros estamos de pie, tengan cuidado y pongan el oído en el pueblo”, advirtió María Alves (enfermera de Puerto Azara), una de las voces de alarma que encendió la lucha en contra de Garabí hace unos 5 años, cuando empezó a reinstalarse fuertemente la intención de construir esta mega obra.

“Empezamos a levantar tanto la voz, que Misiones entera nos escuchó, y empezamos a levantar tanto la vos, que la argentina toda nos escuchó; pedimos nuestro derecho a conservar nuestra tierra y nuestra naturaleza, somos un mar de misioneros exigiendo nuestro derecho”, agregó María Alves, y advirtió además, “que como ciudadanos tenemos la responsabilidad de defender y preservar nuestros territorios para las generaciones que nos siguen”. Y prosiguió: “Nosotros, los misioneros, tenemos una responsabilidad de preservar lo que es nuestro, para nuestros hijos, porque el día de mañana nos van a reclamar, nos exigirán, debemos liberar esta provincia de todo lo que nos vasalla. Estamos a mitad de camino. Vamos a seguir hasta que nuestros Ríos sean libres definitivamente”.

“No vamos a votar por ningún partido que este a favor de la Represa”

Raúl Aramendy, uno de los coordinadores de esta marcha, fue el encargado de cerrar el acto. Recordó que la Mesa ya presentó la semana pasada su proyecto de ley, exigiendo se convoque a plebiscito para el 13 de abril del 2014. “No queremos dilaciones, no queremos engaños, queremos votar”, dijo.

Aramendy agradeció a todos los que hicieron posible esta movilización “que involucró a más de 10 mil misioneros, que participaron de diferentes formas y que hoy son parte de esta gesta”.

“Esta es una marcha que no tiene dueño, es de todos”, sostuvo el referente local del SERPAJ e integrante de la Mesa por el No a las Represas, y recordó especialmente a quienes vienen impulsando otras formas de producción energética.

“No podemos olvidar a todos los que nos vienen mostrando, como Erick Barney, que hace años viene diciendo que hay otras formas de hacer energía, sana, limpia, sin consecuencias sociales, sin consecuencias económicas, sin consecuencias para la tierra, ecológicas”; y advirtió, además, que en la costa del Río Uruguay sus pobladores no están dispuestos a permitir que se inunde sus casas, sus chacras: “el río Uruguay se está llenando de autoconvocados que lo van a defender a muerte, este es el pueblo misionero, que cuando se pone de pie, nada ni nadie lo va poder detener”.

Aramendy repudió, además, al intento del oficialista del partido del Frente Renovador, de deslegitimar la Marcha y el reclamo por el plebiscito diciendo que es una movida de campaña de la oposición, “la mesa provincial del No a las Represas que ya cuenta con 41 organizaciones, ninguna de las 41 es un partido político, aunque al Sr. Rovira le salga urticaria, Rovira ha tratado de chantajearnos, como él vive de campaña ha dicho que lo nuestro era campaña de la oposición. Nosotros hacemos campaña para que se pare la represas, la mayor parte de los partidos políticos ya se han expedido en contra de la represas, sólo uno partido (el de Rovira y Closs -Frente Renovador-) está a favor de las represa”.

Anticipó, además, que en esta campaña rumbo a las legislativas de octubre, buscarán a todos los candidatos a diputados nacionales para pedirle que expresen abiertamente su postura en relación a las represas: “Vamos a ir a pedirles que se saquen una foto diciendo que están en contra de la represa, y no vamos a votar a ningún candidato que esté a favor”, advirtió.

La lucha de todos

Durante los 6 días que duró la Marcha, la solidaridad de gran parte de las organizaciones sociales, gremiales, ambientalistas y de derechos humanos, se hizo presente a través adhesiones y además de la participación directa de referentes que caminaron varios de los 157 kilómetros.

Adolfo Pérez Esquivel (premio Nobel de la Paz), Jorge Nahuel (dirigente de la confederación Mapuche de Neuquén), Pablo Michelli (secretario General de la CTA), Víctor De Gennaro (diputado nacional por la Unidad Popular) entre otros, estuvieron en el cierre de la movilización y se comprometieron a llevar, nacionalizar y hacer visible en todo el mundo esta campaña por el NO a las represas. Otros tantos formaron parte de tramos de esa marcha.

“Nos sentimos, a pesar a de la distancia, totalmente unidos con las banderas que ustedes levantan. Nosotros estamos diciendo al igual que ustedes: Sí a la vida, sí al agua, NO a la muerte que generan estas multinacionales que quieren invadirnos. La lucha es una sola, estamos luchando por la Vida, por el agua, NO a las Represas, No a Chevron, va a ser nuestro lema a partir de ahora” destacó Nahuel y llamó a consolidar una red de solidaridad fuerte con las organizaciones sociales, gremiales, ambientales, de derechos humanos, para enfrentar y “torcer el brazo a todos estos impunes que aplican el abuso de poder permanentemente”.

+ clic para ampliar imagen
+ clic para ampliar imagen

“No hay que permitir que nos dividan, necesitamos la unidad para decir no al negocio de la muerte”, agregó Víctor de Gennaro, que al igual que gran parte de los oradores, recordó y homenajeó al obispo Joaquín Piña, quien fue uno de los impulsores del NO a Corpus y presidente honorario de la Mesa por el NO a las Represas.

De Gennaro remarcó, además, que un nuevo plebiscito servirá para ratificar la decisión que tomaron los misioneros de decir ninguna mega represa más: “Cuando los pueblos empiezan a olfatear que son importantes sus decisiones para la nación, no le escatiman esfuerzo, vamos a ganar el plebiscito, porque son un ejemplo de lucha para la nación argentina y la vanguardia por la lucha en defensa del agua”.

La paz no se regala

La presencia del premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, significó un gran apoyo a la decisión de la mesa de Marchar, pero también un gran impulso para que cada vez más sectores se animen a expresar activamente el NO a las Represas. Pérez Esquivel cuestionó la ausencia del gobernador Maurice Closs y remarcó que si sólo escucha el reclamo, los intereses que están a favor de Garabí, está traicionando al pueblo que lo votó.

“Me extraña mucho y tengo que decirlo, que aquí no esté el gobernador en este acto. Su ausencia nos está diciendo algo muy serio, que no está sirviendo al pueblo sino a los intereses económicos. Tenemos que reflexionar, porque si elegimos los gobernadores que deberían gobernar para el pueblo y sin embargo están al servicio de las multinacionales, eso tiene un nombre compañeros. Están traicionando al pueblo”, apuntó el premio Nobel de la Paz, subido a un improvisado palco en las intersecciones de las calles Bolívar y Colón de la ciudad de Posadas.

“Decimos No a las Represas, Sí a la vida, hay posibilidades energéticas para poder sustentar las economías regionales de las provincias, hay que preguntarse por qué no las quieren, qué negociados hay detrás de las represas”, y anticipó, que esta lucha de los misioneros va a convertirse en una campaña internacional de denuncia.

Pérez Esquivel cerró su intervención invitando a la rebeldía, a ponerse de pie y pelear por los derechos: “Hay que ser rebeldes frente a la injusticia, no bajemos los brazos, tengamos la rebeldía de luchar por la vida, la dignidad y el derecho de nuestros pueblos”.

Después de las voces, la plaza se llenó de color y música. Eduardo Sánchez interpretó en vivo lo que ya se considera el Himno de la marcha. El Sapucay costero, con los caminantes arrancaron el lunes la movilización, después La murga del Tomate de Eldorado, le puso ritmo al mismo reclamo: No a las Represas, siguió un grupo de raperos de Azara, que improvisó por qué es necesario gritar: Sí a la Vida, No a la Muerte.

La plaza y el micro centro se fue despoblando, cada participante se llevó acuesta la consigna que grito María Alves ”llevemos esta lucha a nuestras casas, a nuestros barrios, a nuestras comunidades, tenemos una responsabilidad como misioneros, defender la vida”. Resonaban también algunos cantos: “Alerta, Alerta, Alerta que camina la lucha misionera en defensa de la Argentina”. Y otro: “El Río, el Río, el Río no se toca, que Mauri y Cristina, no nos rompan las pelotas”.

Anuncios