El rostro femenino de la migración

Incidencia y mejores prácticas para las mujeres que emigran y las familias que se quedan atrás.

Cuando las mujeres empobrecidas dejan su país para ir a trabajar al extranjero, con frecuencia, son engañadas o maltratadas.

Los tratantes y contrabandistas pueden explotarlas, las obligan a trabajar gratis como prostitutas o mendigando. Las mujeres que trabajan como empleadas de hogar, a veces, son golpeadas, trabajan largas jornadas y no reciben su sueldo.

Muchas mujeres dejan a sus propias familias en su país, para ir a cuidar a familias extrañas y, de esa manea, sus propios hijos se vuelven más vulnerables.

El rostro femenino de la migración (PDF), un documento normativo de Caritas Internacional, describe los problemas que deben afrontar las mujeres migrantes.

Fuente: Caritas Internacional

Anuncios