Sequías, carencia y mal uso del agua


Carlos Mora Vanegas
*

La humanidad cada vez más debe preocuparse por los deterioramientos que sufre el planeta, por la falta de responsabilidad de muchos con respecto a saber utilizar sus riquezas naturales en función de la salud, de la supervivencia. Hay muchos países que no han sabido apreciar lo que representa el cuidado y el uso adecuado del agua; se la desperdicia, contamina, y los efectos a largo plazo son fatales, más ante un elemento determinante en nuestra vida. Ya hay naciones que tienen problemas con el agua, con su escasez, aunado además a las grandes sequías que otros han sufrido y al deterioro de grandes bosques.

Se ha comentado mucho, como lo relataproyectopv.org, que la sequía provoca efectos devastadores en los países que la sufren. Actualmente, muchos tienen menos agua de la que necesitan. A principios del próximo siglo, una tercera parte de las naciones tendrá escasez de agua de modo permanente. La primavera es cada vez más pobre como consecuencia de la tala de los bosques y el cambio climático. Los lagos subterráneos, que datan de tiempos prehistóricos, se están agotando con rapidez.

Se insiste en destacar que el ser humano considera al suelo, que normalmente llama tierra, como algo muerto, donde puede colocar, acumular o tirar cualquier producto sólido o liquido que ya no le es de utilidad o que sabe que es tóxico. La humanidad obtiene la mayor cantidad de agua de los ríos, pero casi todos se encuentran inservibles a causa de la contaminación. El agua de mar desalinizada es una fuente potencial, aunque el costo del proceso es diez veces mayor.

La inercia política agrava la crisis del agua. La crisis mundial de este elemento cobrará en los próximos años proporciones sin precedentes y aumentará la creciente penuria por falta de agua en las personas que habitan en muchos países subdesarrollados. Los recursos hídricos disminuirán continuamente a causa del crecimiento de la población, de la contaminación y del cambio climático.

Es muy válido cuando se destaca que la falta de conciencia sobre la magnitud del problema, la inercia de los dirigentes y las actitudes y conductas inapropiadas, explican el deterioro progresivo de la situación y la razón de por qué no se adoptan las medidas que se necesitan. A mediados del presente siglo miles de millones de personas sufrirán de escasez de agua en todo el mundo. Se calcula que un 20% del incremento de la escasez mundial obedecerá al cambio climático. En las zonas húmedas es probable que las precipitaciones aumenten, mientras que en muchas zonas propensas a la sequía, e incluso en algunas regiones tropicales y subtropicales, disminuirán y serán más irregulares. La calidad del agua empeorará con la elevación de su temperatura y el aumento de los índices de contaminación. Ya en los últimos años se ha evidenciado una importante disminución en su calidad. Y los más afectados siguen siendo los pobres, ya que el 50% de la población de los países subdesarrollados está expuesta al peligro que representan las fuentes de agua contaminadas.

No nos sorprende por tanto, como lo indica ecoportal.net, que para el año 2017, de acuerdo a la ONU, cerca del 70% de la población global tendrá problemas para acceder al agua dulce. Y para 2025, aproximadamente 40% vivirá en regiones donde el agua escasea.

Pero mientras, políticos, funcionarios y líderes de la industria discuten en la Semana Mundial del Agua, que se está llevando a cabo en Suecia, cómo mejorar el acceso al agua y poner freno a las hambrunas que provoca en las naciones pobres.

Las advertencias hechas por diferentes países ponen de manifiesto que la falta de agua no es un problema futuro.

Muy interesante y significativo son los datos que se señalan que cerca de la mitad de los distritos de India están sufriendo una sequía que podría afectar la producción de arroz. La temporada de los monzones trajo un 29% menos de lluvia que lo habitual, lo que podría reducir la producción de este grano en 10 millones de toneladas.

Las lluvias monzónicas son críticas para el futuro de la producción agrícola, que representa la sexta parte de lo que produce el país. Mientras tanto en Andhra Pradesh, uno de los estados afectados, la policía investiga el suicidio de 20 campesinos cuyas muertes se cree están vinculadas a la falta de agua.

Se indica además que en Kenia, África, la sequía ya está generando escasez de alimentos en las regiones semiáridas del sureste y en el centro del país.

El corresponsal de la BBC en África Oriental, Will Ross, comenta que las cosechas han sido malas y los campesinos luchan por mantener vivos a sus animales.

Según el Programa Mundial de Alimentos de la ONU, “la gente está diciendo que es la peor sequía desde 2000”.

Informes indican que muchos campesinos han comenzado a abandonar las zonas rurales –donde sobreviven gracias a la ayuda humanitaria– para trasladarse a los ya congestionados barrios pobres de pueblos y ciudades.

Llama la atención, como lo destaca ecoportal.net, que las lluvias que se darán este verano en México serán inferiores al promedio histórico, lo que provocará una sequía similar a las de 1982 y 1997, de acuerdo a fuentes oficiales.

Se dice que, según lo indica la coordinación general del Servicio Meteorológico Nacional (SMN), julio fue el segundo mes en que cayeron menos lluvias en territorio nacional en 58 años. Hasta ahora el nivel de las presas está, en promedio, a 60%, aunque algunas ya están vacías y las del sistema Cutzamala, el cual abastece al valle de México, están a 42%.

Por su parte, en Guatemala los campesinos han perdido hasta el 80% de las cosecha de maíz y en la capital varios informes indican que al menos 60 personas han sido diagnosticadas con desnutrición y 17 han muerto.

Expertos señalan que la sequía que está afectando a Latinoamérica se debe a la presencia del fenómeno meteorológico conocido como El Niño, que se inicia cuando aumenta la temperatura de las aguas superficiales del Pacífico Central. La Organización Meteorológica Mundial advirtió que aunque este año El Niño sea débil, podría desencadenar patrones climáticos anormales en muchas regiones, provocando lluvias en unas y sequías en otras.

Tómese muy en cuenta lo que aporta proyectopv.org: en el mundo hay más de 2,2 millones de personas que mueren cada año debido a enfermedades causadas por el agua potable contaminada y un saneamiento deficiente. Una gran proporción de esas muertes se debe a las enfermedades ocasionadas por el agua. Aproximadamente un millón de personas muere de malaria cada año y más de 200 millones se ven aquejadas de esquistosomiasis, una dolencia conocida también con el nombre de bilharziosis. Todas estas terribles desgracias, así como los sufrimientos y pérdidas que entrañan, se pueden evitar.

Actualmente la industria utiliza el 22% del agua consumida en el mundo. En los países ricos ese porcentaje asciende a un 59%, mientras que en los países pobres sólo llega a un 8%. En el año 2025 esa proporción alcanzará un 24%. Se calcula que para ese entonces se gastarán 1.170 Km. de agua anuales para usos industriales. Otro aspecto para tomarse en cuenta es cuando se indica que también existe el riesgo de privatizar la producción de agua potable, su distribución y fijación de precio. En esta situación son siempre los pobres quienes más padecen, pues tienen menos acceso al abastecimiento de agua y deben pagar proporcionalmente más por ella. Por ejemplo, en Nueva Delhi, India, el agua se vende a los pobres a razón de 4,89 dólares por metro cúbico, mientras que las familias que poseen agua corriente a domicilio pagan solamente 0,01 dólares por la misma cantidad. En Vientiane, República Democrática Popular Lao, los vendedores cobran 14,68 dólares por metro cúbico, mientras que la tarifa municipal es de solamente 0,11 dólares. La población pobre que vive esa situación en las ciudades es la primera víctima de las afecciones causadas por la falta de saneamientos, las inundaciones e, incluso, por enfermedades provocadas por el agua como la malaria, que se ha convertido en una de las principales causas de muerte en muchas áreas urbanas.

__________________
* Carlos Mora Vanegas, Ingeniero Industrial-administrador, abogado EGADE (ITESM), UC. Postgrados maestrías en Administración de empresas mención mercados, recursos humanos; Calidad y Productividad; educación Doctorado en Educación Profesor titular e investigador Área de Postgrado de Faces UC. Coordinador Programa de postgrado gerencia de la calidad y productividad, Faces, UC Cátedras: Tópicos gerenciales; comportamiento organizacional; mercadotecnia; comercio internacional. Consultor-asesor empresarial DEPROIMCA.

Fuente: “Artículoz”

Anuncios